Artículo del Camino Pequeño



Artículo del Camino Pequeño

Por el Obispo Stephen Berg

Enviado el 29 de julio de 2022


“Resumen del Informe: El Sínodo del Camino Pequeño”


En agradecimiento al Espíritu Santo y en respuesta al llamado de Nuestro santo Padre, el papa Francisco, ofrezco este resume del proceso sinodal diocesano de 4 partes que comenzó hace un año. Este resumen se extrapola de una síntesis más detallada enviada al Comité del Sínodo de la USCCB, para ser integrado en el próximo Sínodo en la sinodalidad de la Iglesia Universal. Será la base para los próximos pasos de nuestra diócesis, el desarrollo e implementación de un nuevo Plan Estratégico de 5 años.

Se puede acceder a una breve descripción de las actividades, desafíos y sorpresas del proceso sinodal del año en el boletín electrónico Living Garden del 14 de julio de 2002. El proceso de 4 partes, las reuniones de preparación parroquial en el sitio, visitas a la parroquia/sesiones de escucha, encuestas electrónicas y la convocatoria de mayo final brindaron momentos increíbles e innumerables bendiciones. En este camino que comenzó a la sombra de la pandemia, el Espíritu Santo se apoderó del proceso y lo guio hacia un ritmo de escucha y espontaneidad en la participación. Como sigo trabajando en estrecha colaboración con el Dr. Seth Wright y su equipo para discernir los resultados, debo decir que nunca imaginamos que las ideas e inspiraciones recopiladas serían tan completas y, francamente, abrumadoras. Este es un regalo incomparable y una respuesta a nuestras oraciones.

DISCERNIMIENTO DE LOS FRUTOS DEL PROCESO SINODAL

Surgieron cinco deseos principales a lo largo de todo el proceso sinodal de 4 partes, las reuniones de preparación, visitas parroquiales, encuestas electrónicas y la convocatoria de mayo. Se resumen a continuación:

· Formación Espiritual Reforzada en el Espíritu Santo

· Una verdadera renovación eucarística

· Mejora de las comunicaciones y coordinación responsable de esfuerzos

· Renovación de la Formación en la Doctrina y los Sacramentos

· Preparación de los Discípulos Misioneros


Formación Espiritual Reforzada en el Espíritu Santo

La Convocatoria Diocesana que se llevó a cabo en mayo, Señor habla: ¡que tus siervos escuchan! fue la culminación de nuestro proceso sinodal. 175 representantes parroquiales de parroquias de toda la diócesis se reunieron durante tres días. Reconocimos la necesidad de escucharnos mutuamente, aprendiendo y siendo edificados al escuchar las historias de los demás sobre el amor transformador de Dios en nuestras vidas. Discernimos preguntas para el futuro de nuestra diócesis en el Espíritu Santo: “¿Cómo puede el Espíritu Santo guiarnos como Diócesis del Camino Pequeño hacia una comunión más estrecha entre nosotros?” Las ideas obtenidas de las sesiones de escucha de la convocatoria fueron cruciales para nuestro proceso. ¡Alabado sea el señor!

Para la pregunta, “¿Cómo puede el Espíritu Santo guiarnos mutuamente hacia una comunión más estrecha?” surgieron los siguientes temas: Enfoque en las Relaciones; No interponerse en la obra del espíritu santo; Promover la Bendición de la Comunión a través de la Eucaristía; Actuar sobre lo que recibimos en caridad y servicio; Aprenda y comparta las sencillas herramientas de la oración. Entre los deseos profundos que impulsaron este discernimiento estaban el reconocimiento de nuestra “pequeñez” y nuestra necesidad de que el señor nos lleve a abrirnos a nosotros mismos, a nuestras parroquias y a nuestra diócesis a la acción del Espíritu Santo en nuestra oración, en nuestra toma de decisiones y en nuestras acciones para que seamos atraídos a la comunión, el misterio de Cristo y la Iglesia.


La experiencia del Espíritu Santo en la convocatoria fue la primera en memoria de muy muchos de los participantes y fue muy aplaudida. La experiencia del Espíritu Santo en la convocatoria fue la primera en memoria de muchos de los participantes y tan aclamada. Fue recibido, de hecho, como el primer fruto comunitario palpable del proceso sinodal. La experiencia fue nueva para la diócesis. Sin embargo, alrededor de un tercio de los participantes de la encuesta electrónica (más de 500 respuestas electrónicas) expresaron que su parroquia era demasiado estricta y no estaba abierta a la guía del Espíritu Santo. Se reconoció ampliamente que ahora se necesita cierta reforma. La oración y el discernimiento deben tener lugar en toda la diócesis para aprender más, compartir más y generar oportunidades para la conversión a través del Espíritu en una visión de un nuevo Plan Estratégico. Surgieron algunas ideas para esto, como brindar más oportunidades para reflexiones guiadas en grupos, con una formación catequética adecuada, y llamar al liderazgo parroquial para guiar intencionalmente el proceso. Hay trabajo por hacer.


Una verdadera renovación eucarística

Anhelamos una autentica comunión que solo puede comenzar a través de Cristo como lo conocemos en la Eucaristía. Sin embargo, un porcentaje significativo de participantes en el proceso sinodal general de 4 partes informó obstáculos para la comunión dentro de su parroquia, en parte debido a las diferencias culturales y políticas que afectan a todo el país. También surgió un obstáculo, que algunos perciben sus parroquias como un lugar donde solo se celebran Misas y Confesiones, sin que se lleve a cabo ninguna otra actividad. Esta no es verdaderamente una experiencia eucarística para ellos; no se sienten más cerca de su parroquia comulgando allí. Sin embargo, un gran porcentaje también indicó que recibir la comunión los acerca más a la solidaridad con los pobres. Se discutieron sugerencias sobre cómo construir la comunión en torno a la Eucaristía, como una hospitalidad más cálida, servicios de sanación y una formación, catequesis y predicación más vigorizantes.


Un testimonio expresaba con elocuencia el anhelo de llevar esa comunión a los demás, de hacer las cosas pequeñas con gran amor, de estar siempre con Jesús. Sin embargo, se mencionó con más frecuencia la lucha por promover nuestra fe e invitar a otros a unirse. En las discusiones grupales surgieron los siguientes deseos: las posibilidades de crecimiento personal en la comprensión de la riqueza de la Eucaristía; una comprensión más profunda de los sacramentos del Bautismo y la Reconciliación en relación con la Eucaristía; más oportunidades para que las personas, especialmente los jóvenes, se encuentren personalmente con Jesús en la adoración; reuniones en toda la diócesis para enfocar mejor la comunión eucarística; las posibilidades de invitar a otros, incluidos los católicos separados, al redil eucarístico.


Se observó varias veces que nosotros, como Iglesia, podríamos hacer un mejor trabajo en la formación de la comunión siendo más acogedores y dispuestos a hacer que compartamos a nosotros mismos con los demás. Se observó que los fieles en algunas parroquias tienden a mantenerse en su lugar y distanciarse de formar nuevas relaciones. En una cultura de distanciamiento, la comunión puede convertirse en un asunto personal y el Evangelio no se vive completamente.


Mejora de las comunicaciones y coordinación responsable de los esfuerzos

Escuchamos y examinamos nuestras dificultades de comunicación a lo largo del proceso sinodal. Enfrentamos desafíos en la formación de la comunión/comunicación a través de grandes distancias geográficas, a través de cinco decanatos culturalmente dispares. Nuestro presbiterio es principalmente internacional, de nueve países diferentes, poco acostumbrados a las tradiciones locales de comunicación. Dificultades contextuales como la división política y social del país, los temores derivados de la pandemia y la violencia en la sociedad, la falta de confianza en las instituciones y la confusión provocada lamentablemente por los medios de comunicación, exacerban nuestros desafíos de comunión/comunicación. La gente enfatizó la necesidad de claridad en la dirección de la diócesis para mantener el enfoque en la misión de Cristo. Pidieron más orientación para responder a los desafíos sociales de la época. Enfatizaron la importancia de la coordinación responsable y la implementación de los esfuerzos en toda la diócesis para que todos estemos trabajando para compartir las Buena Nueva de Jesucristo y traer a otros a una relación con Él.


Los participantes hablaron con frecuencia sobre las dificultades de comunicación dentro de la parroquia. Los diferentes comités, ministerios y apostolados a menudo no están unidos en torno a una claridad de propósito o misión. Hubo una división minoritaria entre las personas que se sintieron escuchadas por su párroco, el liderazgo parroquial y/o el obispo, y las que no. Algunos sintieron que su sacerdote tomó sus decisiones por su cuenta sin consultar y en contra de las preocupaciones de los feligreses. Se destacó que una mayor comunión debe ser la prioridad y será el fruto de mejores comunicaciones.


Se afirmó que la coordinación responsable de los esfuerzos, con mejores comunicaciones, también es esencial para construir confianza y comunión. Será fructífero que estos procesos se definan y mejoren en toda la diócesis.


Renovación de la formación en la doctrina y los sacramentos

Un deseo frecuente que se escuchó a lo largo del proceso sinodal fue la necesidad de un enfoque claro y unificado para la formación catequética. Los catequistas parroquiales solicitaron capacitación y certificación, con oportunidades para una base más integral en la doctrina de la Iglesia. Era un tema común que la formación de adultos debía ser la prioridad de la parroquia, cuyos frutos serían la formación de niños y jóvenes. Los catequistas mencionaron específicamente situaciones en las que los padres no participan y los niños solo son traídos para la preparación sacramental.


Un decanato tiene un vibrante ministerio hispano que se extiende a lo largo de 135 millas, involucrando cuatro parroquias y una misión. Se reveló que se estaban utilizando varios programas de formación sin comunicación entre ellos, incluso dentro de las parroquias, y sin orientación facilitada por la diócesis. Los líderes hispanos enfatizaron su deseo de un enfoque doctrinal unificado y sólido para la catequesis, particularmente para los jóvenes.


Los participantes sinodales en general hablaron a menudo sobre la importancia y los desafíos de formar a los niños y jóvenes en la fe, considerando los desafíos a la fe experimentados en las escuelas y universidades públicas. Algunos padres expresaron su consternación porque sus hijos adultos jóvenes se habían apartado de la fe.


Se observó en general que el clero imparte fielmente las enseñanzas dogmáticas y morales de la Iglesia. Sin embargo, algunos mencionaron su preocupación por la ambigüedad de algunas cuestiones doctrinales como las condiciones para la recepción de la Eucaristía y la posición de la Iglesia sobre cuestiones de género. Existe la necesidad de una guía más clara sobre estas cuestiones doctrinales contemporáneas.


Preparación de los discípulos misioneros

Un número significativo de comentarios reflejaron diferentes interpretaciones de los términos "discipulado", "misionero" y "discipulado misionero". Se vio que los comentarios reflejaban diferentes etapas de conversión. Algunos interpretaron estos términos como traer personas físicamente a la Iglesia, formándolas en la fe. Otros describieron su comprensión de dónde están y de traer a Jesús a la conversación, al campo o al mercado. Hubo otras interpretaciones, sin embargo, la mayoría de las personas expresaron que se sintieron invitadas a la visión de formar discípulos misioneros en su parroquia, sin importar cómo se entendiera.


La diócesis ha estado promoviendo la evangelización y el discipulado misionero durante los últimos cinco años del Plan Estratégico existente. Se afirmó que se ha avanzado en la formación de dicho discipulado. Sin embargo, es evidente que muchos feligreses aún no han sido evangelizados. Se nos recordó que formar discípulos es un proceso más largo y que las etapas necesarias de conversión toman tiempo.


Varios participantes mencionaron la necesidad de que la formación evangélica sea consistente, desde la escucha del Espíritu Santo hasta la divulgación en forma de justicia social según las enseñanzas de la Iglesia. Esta nueva perspectiva puede dar un nuevo impulso a la convocatoria de obreros para la cosecha.


CONCLUSIONES: PRÓXIMOS PASOS

Como el Plan Estratégico 2017 para la Diócesis de Pueblo entró en su quinto año, es hora de renovar la visión. El llamado de nuestro santo Padre, el papa Francisco, a una mayor sinodalidad en la Iglesia brinda inspiración, material fuente de escucha y guía para que nuestra diócesis renueve nuestra misión en Cristo. Los principales temas y preocupaciones que surgieron de la Fase Sinodal Diocesana ofrecen un camino para mejorar el pasado, con ideas y oportunidades para implementar en el futuro.


Una intuición crucial que permeó todas las fases del proceso sinodal local fue la intuición de la necesidad de la comunión. Como Diócesis del Camino Pequeño, buscamos constantemente formas en las que podamos reclamar y unir nuestra misión bajo el humilde carisma de nuestra patrona, Santa Teresa de Lisieux. Del mismo modo, en pequeños aspectos todos los frutos del proceso sinodal se engloban en el concepto de necesidad de comunión. La oportunidad de un Autentico Avivamiento Eucarístico durante los próximos 3 años será el catalizador que nos guiará en nuestro nuevo Plan Estratégico, para guiar a la Diócesis del Camino Pequeño hacia una comunión más estrecha. Las ideas del proceso sinodal serán un recurso importante para ayudarme a mí, a nuestro clero, a los líderes laicos y a los feligreses a compartir, colaborar y unir nuestros corazones más estrechamente a Cristo en la predicación de las Buena Nueva.


Por todo esto nos dirigiremos más intencional y más de cerca en la oración al Espíritu Santo. Nuestra experiencia al invocar al Espíritu durante el año pasado fue una revelación. Simplemente reunir a los fieles en el Espíritu para que reflexionen más abiertamente y se escuchen mutuamente es en sí mismo el comienzo de la ampliación de la misión de la Iglesia. Estén atentos al boletín electrónico Living Garden durante los próximos meses, así como a la revista diocesana El Camino Pequeño. A medida que se desarrollan los planes para nuestro Avivamiento Eucarístico, pido sus oraciones y participación. ¡El camino hacia nuevos comienzos está abierto y el camino hacia la gracia está por delante!



Sincerely yours in Christ,

+Most Reverend Stephen J. Berg

Bishop of Pueblo





If you found this article helpful, you'll enjoy "The Living Garden" E-News" & "The Little Way" magazine!


The Living Garden: a bi-weekly email to your inbox the 1st and 15th of the month.


The Little Way magazine: a quarterly publication delivered to your home.


To subscribe: scroll to the bottom of this page and click on "Subscribe to The Living Garden" and "Subscribe to The Little Way". Subscribing is easy and FREE!

7 views0 comments

Related Posts

See All