top of page

¡Un llamado lleno de Esperanza y Alegría para los Jóvenes de hoy y del mañana!


Son las 6:00 am y todos vamos llegando a nuestro punto de partida; muchos con temores, otros con alegrías, pero absolutamente todos vamos con un ideal. El ideal es vivir ese maravilloso momento de encuentro con Nuestro Señor, reflejado en diversos rostros, idiomas, culturas; pero todos abrazamos ese mismo contexto e ideal.


El viaje fue para muchos una gran novedad, salir de América y llegar a Europa. Absolutamente será una experiencia inolvidable.


El compartir su propia autenticidad y cualidades de cada integrante, que fue participe a la Jornada Mundial de la Juventud. Demuestra que los jóvenes del decanato de Grand Junction tienen ese gran sentido de expresar ilimitadamente su alegría, su amabilidad, su bondad, su humildad, pero antes todo reflejar el gran valor de liderazgo para Jesús.


Los jóvenes que han asistido a este maravilloso encuentro en estos días han sabido compartir su misma fe y el estar muy conectados al mensaje del Papa Francisco.


Esta experiencia es una vitamina espiritual para todos los llamados; es un tocar la puerta para que puedan descubrir y discernir su autentica vocación. Muchos jóvenes de nuestro decanato se sentían muy agradecidos e impactados con esta experiencia. Hubo un participante con la siguiente expresión, en donde demostraba gran entusiasmo la siguiente expresión: “Estoy muy alegre de haber llegado a esta peregrinación, se siente algo extraño que no se como describirlo, pero soy feliz, mi corazón se siente de maravillas, la presencia del Señor se siente; esto es increíble, tantos jóvenes del mundo…”


Esto es considerar que el esfuerzo de cada joven representante de las parroquias que participaron a esta Jornada, nos conlleva a entender que todos, absolutamente todos somos bienvenidos con alegría a este caminar, ese es el gran regalo que el Señor nos ofrece cada día. Todos escuchaban atentamente la palabra de Dios, cantaban, bailaban y compartían momentos de alegría como comunidad eclesial, sin distinción de etnia.


Nuestro grupo estuvo conformado por 46 integrantes, de los cuales dos son sacerdotes. Los jóvenes participes eras provenientes de las parroquias de San José, Grand Junction; San Miguel, Delta; Santa María, Montrose; San Pedro, Gunnison. Fue una experiencia multicultural, pues había las dos culturas en nuestro grupo de peregrinación.


El llamado del Papa Francisco a los jóvenes, fue algo muy enfático y claro para animarlos en este caminar. Les recalcó que cada uno ha sido llamado antes de sus cualidades y antes de sus propias heridas, porque han sido amados. “Cada uno de nosotros es único y es original y la belleza de todo esto no la podemos vislumbrar”. Por tal razón los días han de ser “ecos vibrantes de la llamada amorosa de Dios, porque somos valiosos a sus ojos”.


El papa Francisco sabe llegar a los jóvenes, sabe como tocar la puerta de su corazón. Su expresión conmemorable, marco su insistencia y que al terminar de decirla todos los jóvenes quedaban mas impactados en sus desafíos que retaba a los jóvenes lograr: “En la Iglesia hay espacio para todos”; “El Señor no sabe hacer esto (indica con el dedo), sino que hace esto (hace el gesto de abrazar)”. Con este sentido, el Papa Francisco es un gran pastor de su grey juvenil, animándolos a no desfallecer: “No tengan miedo, tengan coraje, vayan adelante, sabiendo que estamos “amortizados” por el amor que Dios nos tiene”.


Ya terminando los días de encuentro, en la vigilia el papa Francisco hace un llamado lleno de Esperanza y Alegría para todos los Jóvenes. El compartir a los demás esa alegría, igual que la que ha sabido recibir en estos días de encuentro.


Esa alegría y esperanza motivó a nuestros jóvenes del decanato a no desfallecer y ser animadores de esa llama ardiente. Ya que, si algunas veces decaen, deberán levantarse y ayudar a los demás a seguir con ese llamado del servicio a los demás. El papa Francisco dejo una idea atrayente y llamativa no solamente para los jóvenes participes, sino para toda la humanidad en general: “Caminar y, si uno se cae, levantarse; caminar con una meta; entrenarse todos los días en la vida. En la vida, nada es gratis. Todo se paga. Sólo hay una cosa gratis: el amor de Jesús”.

By Rev. Williams Ospino, Pastor,St. Michael, Delta




If you found this article helpful, you'll enjoy "The Living Garden" E-News" & "The Little Way" magazine!


The Living Garden: a bi-weekly email to your inbox the 1st and 15th of the month.


The Little Way magazine: a quarterly publication delivered to your home.


To subscribe: scroll to the bottom of this page and click on "Subscribe to The Living Garden" and "Subscribe to The Little Way". Subscribing is easy and FREE!

10 views0 comments

Related Posts

See All

Comments


bottom of page